domingo, 17 de junio de 2012

Viaje al III Encuentro Nacional de amigos del Foro Royal Enfield.

Y digo del viaje porque no es del encuentro propiamente dicho, aunque algo cuento. Os aviso de que os espera una crónica larga, de modo que seguramente tendréis que leerla por episodios, pero prefiero ponerla entera a ir publicando partes, de modo que a vuestro aire.

El III Encuentro Nacional de Amigos del Foro Royal Enfield España ya es historia. Los pocos que hemos tenido la suerte de estar allí disfrutamos ahora con los recuerdos de los buenos momentos que hemos vivido desde que salimos de casa hasta que hemos vuelto. Y hemos vuelto todos sin más problemas que los puramente anecdóticos. Bien por todos.

Llevaba yo bastante tiempo dándole vueltas a cómo iba a ser este viaje aprovechando que mis vacaciones giraban alrededor de las fechas del encuentro. Estaba siendo ambicioso en mis pretensiones, aunque ya se encargarían los hijos de puta de siempre de joderme los planes, pero eso es otra historia. Los recortes nos joden a los de siempre y por tanto mi viaje también vería reducida su talla. Los planes eran subir a Benicassim en tres días y volver a Sevilla dando la vuelta a la península, aunque después lo dejé en volver en otros tres días aproximadamente. Pero pocos días antes recibo una llamada con una proposición que por sus réditos no convenía rechazar.